martes, 29 de julio de 2014

Tortilla de calabacín y cebolla

Es curioso cómo, al llegar el verano, se nos quitan las ganas de estar en la cocina o no nos apetece cocinar nada en lo que hayamos que emplear más de 15 minutos. Yo tengo que reconocer que la pereza se apodera de mí y sólo quiero dejarme seducir por un cielo azul, una arena dorada y un mar transparente y fresco. Lo de cocinar platos complejos o sofisticados desaparece de mis prioridades. Y, además, menos aún me apetece sentarme delante del portátil a escribir una receta larga y prolija. No, no... La cocina elaborada no es para el verano.
Para mí, un menú veraniego perfecto lleva una buena tortilla, tomate o algún vegetal crudo y una pieza de fruta, por lo que un gazpacho, una tortilla de calabacín y cebolla y un plátano se convierten en una comida completa y equilibrada, sencilla, muy mediterránea y deliciosa por todos sus costados. ¿O no...?

Centrémonos en la tortilla de calabacín y cebolla. 
Aunque la veamos redondita y nos dé apuro comerla por eso de qué bonita es, es una simple tortilla de huevos, calabacín, cebolla y unos aritos de chiles o guindillas rojas frescas. Ni más ni menos. 

La forma la vi apropiada para una comida informal con amigos, sobre todo si es al aire libre, porque es deliciosa comida fría, con un poco de ensalada verde. Basta cortarla con un aro de emplatar. Incluso puedes apilar varias tortillitas, metiendo una rodaja de tomate entre capa y capa. ¿No me digas que no se te está haciendo agua la boca...? Pues verás qué fácil es de hacer.

RECETA DE TORTILLA DE CALABACÍN Y CEBOLLA

Ingredientes (2 personas):
- 3 huevos
- 2 calabacines pequeños y bien frescos
- 1 cebolla mediana
- 1/2 chile rojo fresco cortado en aritos finos
- sal gruesa
- pimienta negra recién molida
- aceite de oliva virgen extra

Elaboración:
1º) Pelar y cortar la cebolla en ruedas. Ponerla en un recipiente con tapa apto para microondas con unas gotitas de aceite. Cocinarla 3 minutos. Reservar.
2º) Lavar los calabacines y cortarlos en ruedas de 0,5 cm de grosor. Incorporarlos al recipiente con la cebolla. Cocinar 3 minutos más. Dejar enfriar un poco.
3º) Batir los huevos y salpimentarlos. Añadir la verdura, los aritos de chiles rojos y mezclar.
4º) Calentar 1 cucharadita de aceite en una sartén de 10-12 cm de diámetro. Verter la mezcla de los huevos, bajar el fuego, tapar la sartén y cocinar a fuego muy bajito hasta que la tortilla esté prácticamente cuajada. Darle la vuelta con un plato o según la costumbre o método de cada uno, volver a poner en la sartén por la otra cara y cocinar unos minutillos más.
5º) Sacar de la sartén y poner sobre un plato. Con un aro de emplatar, cortar tantas porciones como salgan (a mí me salieron 2 enteras y unos recortes estupendos para un sandwich). Espolvorear con un poco de pimienta.
A tener en cuenta:
1) Cada uno tiene su propio método para hacer la tortilla, eso está claro. A mí me gusta hacerla con el fuego muy bajito, tapada y casi olvidarme de ella. Así no hay riesgo de que se oscurezca mucho alguno de sus lados ni de que se reseque. Siempre sale jugosa, sobre todo cuando es de calabacín.
2) No dejes de ponerle la guindilla, porque le da alegría y le resta un poco del dulzor de los calabacines y la cebolla.

Si la haces, ¿me lo dirás y me enseñarás tu resultado?
martes, 22 de julio de 2014

Pastel mágico de chocolate y cerezas.

¡Cuánto tiempo sin subir un post! Estoy vaga y se nota, pero, aunque cocino y como, me apetecen cositas sencillas y rápidas que me permitan seguir con todo el tajo que tengo entre manos. Sin embargo, como en años anteriores, reaparezco para el cumpleaños de mi hermana (en junio) para esmerarme con su tarta. Y, como en años anteriores (ver la tarta mágica de chocolate), el chocolate y la magia vuelven a protagonizar el dulce que elijo para regalarle. En este caso vengo con una nueva versión de esa delicia oscura y suntuosa. ¿Quieres probarla?
En esta ocasión me he inspirado en la receta que Esther, de La cocina mágica, publicó para Directo al Paladar. Una receta sencilla, pero resultona y realmente deliciosa y en la que no hay trampa, ni cartón. ¡Sólo magia potagia! Además, me gusta también porque se puede comer sin cubiertos; con las manos. Eso sí, bien limpitas, por favor.

Esta receta pulula mucho la red y también se la he visto a Clemenvilla, de Bocados de cielo.
No soy una buena repostera. Supongo que, entre otras cosas, se debe a que no soy muy amante del dulce, pero el chocolate... El chocolate negro, oscuro y amargo es mi debilidad. Y la de mi hermana, a quien iba dirigido este pastel mágico. Nos gusta el buen chocolate. Se entiende, ¿verdad?

Preparar esta tarta es lo más sencillo del mundo. Si la hago yo, la puedes hacer tú, aunque tengas manos de plastilina y las manualidades culinarias no sean lo tuyo. Hazme caso. Tú puedes. A ver, repítelo conmigo: "Yo puedo hacer este pastel mágico". Y adornarlo es tan sencillo como colocarle una montaña de nata por encima y unos puñados de cerezas bien dulces y carnosas. Muy a lo Jamie Oliver: vaguete y facilón.
¿Lo ves...? No hay nada complicado en este pastel. Sólo unos pocos y buenos ingredientes, unos cacharritos para mezclar y batir, un molde, el horno y listo. 

Verás qué sencilla es la receta. Si no quieres copiarla, sólo tienes que descargarte la imagen y te la guardas en tu ordenador. O en la nube. Yo uso Dropbox; ¿y tú? 
Fíjate en el bocadito y en las capas que se aprecian. Pues salen solas al hornearse, porque la harina tiende a irse hacia abajo y los huevos se reúnen y conforman una especie de flan con un sabor peculiar. Eso hace que la textura de esta tarta sea así de curiosa: una parte es como una especie de dulce tipo flan, suave y blandito y la otra parte es casi como un bizcochito, entre tierno y crujiente. Pienso en ese bocado y salivo de pura gula.
Si después de vencer esos miedos que te impiden hacer lo que quieres hacer, te animas a hacerla, dímelo, mándame una fotillo del corte para que pueda verla y recordarla nuevamente. ¿Lo harás...? ¿Sí...?


martes, 8 de julio de 2014

Rigatoni con salsa de tomate y sobrasada

Hoy hemos preparado unos rigatoni con una deliciosa y sabrosa salsa de tomate y sobrasada con un maravilloso aroma a hinojo, acompañado de un rico queso Mahón; eso sí, bien curado. Sí, queridos lectores... La entrada de hoy nos transporta al archipiélago de ses Illes Balears y nos trae aromas a sal del Mediterráneo, a hermosas encinas, a pinos, a roca caliza, a marès... 
Una de las cosas que me chocó en las primeras incursiones a Menorca fue que los macarrones con tomate forman parte de su gastronomía. No es simplemente que los menorquines coman macarrones, al igual que en cualquier otra parte del mundo, sino que allí los macarrones son casi una institución. Fíjense que hasta tienen una canción de ámbito catalanoparlante, que los menorquines adaptan algo a su idiosincracia isleña, que habla de los macarrones sin complejos de ninguna clase. ¿Acaso no están buenos y no se comen en todas las casas? 
Creo que no hace falta traducción, ¿verdad? 

Tengo que reconocer, no obstante, que no soy demasiado fan de cómo preparan, al menos en Menorca, las salsas de tomate para acompañar a estos macarrones. Son excesivamente dulces para mi gusto. Muy azucaradas. A mí me basta quitar un poco la acidez del tomate, pero endulzar tanto no me agrada. En este sentido, vamos a resetear el modus operandi
Para hacer un homenaje a Baleares, a sus macarrones, a sus quesos con sabor a sal, a sus deliciosas sobrasadas y a su forma de introducir el hinojo en los embutidos que tan bien hacen, he querido trasformar la típica receta de macarrones con tomate en unos rigatoni con una salsita de tomate con sobrasada y un aroma a hinojo que va a hacer que todos en tu familia te pidan más y más. Además, piensa que el hinojo es fantástico para reducir los gases que suelen ocasionar las pastas. 

No voy a entrar a explicarte la diversidad de embutidos que hay en Baleares, porque no acabaría esta entrada y porque, en relación a Menorca tengo varios posts en los que puedes curiosear. Por ejemplo, éste y este otro.
Lo que sí has de tener claro es que ésta no es una receta típica de ses Illes Balears. Yo simplemente he cogido una receta normal de macarrones, tan habitual en las familias de Menorca, y le he añadido varios de los ingredientes que sí son típicos de estas Islas: sobrasada, hinojo, queso Mahón y un poquito de imaginación. 

¿Te animas a conocer cómo he realizado esta increíble salsa de tomate y sobrasada?
***A tener en cuenta: en la receta he reseñado mal el momento de añadir el hinojo. Pues bien; una vez hayan triturado y pongan de nuevo la salsa a cocer, introduzcan el hinojo. El granito de hinojo queda entero; se aprecia en la salsa. Disculpen el error.

Una vez tienes el plato servido, sobre la mesa, te sugiero que en vez de espolvorear el clásico queso parmesano, innoves y ralles sobre tu pasta un poco de queso Mahón, bien curado; que despliegue su peculiar sabor salado y su aroma inconfundible. Te puedo asegurar que no vas a olvidar estos sabrosos rigatoni. Y si tienes chiquillos en casa, vas a tener que hacerlos con frecuencia. ¡Palabrita!
Y ahora... ¡A comer!
martes, 1 de julio de 2014

I Cocktail Week en Canarias

¡En las Islas estamos de enhorabuena! La I Cocktail Week de Canarias tendrá lugar del 5 al 12 de julio en Gran Canaria y en Tenerife. Cócteles deliciosos a precios asequibles estarán a tu alcance en 21 locales de cada una de esas islas. 

La empresa Diageo, compañía de bebidas premium número uno del mundo, en colaboración con una buena parte de los mejores locales de ocio y coctelería de las islas capitalinas, organizan un evento poco visto anteriormente en Canarias. ¿De qué irá esa Cocktail Week? 

En la web del evento se reseña que "La Cocktail week es una celebración única y pionera en la promoción de la cultura del cóctel en nuestro país. Con el objetivo de inspirar, educar y unir a los amantes de la mixología, Cocktail week ha organizado un programa completo de clases magistrales, talleres, cursos y maridajes dirigidos tanto a consumidores como a profesionales.

Pero... ¿Qué tendrá de especial la Cocktail Week? "...este evento reúne a 42 locales de las islas de Gran Canaria y Tenerife donde se podrá disfrutar de cócteles sofisticados elaborados con los mejores destilados del mercado a un precio especial de 5,95€. Para poder beneficiarse de la promoción y de las diferentes actividades tan solo es necesario adquirir la pulsera de la Cocktail week en cualquiera de los locales participantes a un precio de 2€. Es válida para todos los locales de la Cocktail week y deberá presentarse para obtener el precio especial y/o reservar las diferentes actividades. La pulsera es personal, intransferible y exclusivamente para mayores de 18 años." 

He tenido la suerte de probar varios de los cócteles que se darán a conocer en este evento y puedo decirles que están buenísimos. Los hay para todos los gustos y paladares: desde los más clásicos, como el Bloody Mary, Dry Martini o Cosmopolitan, pasando por el tan de moda Gin Tonic, hasta cócteles modernos que te harán temblar las piernas; desde los caribeños, como el Mojito 23 a los europeos, como el Morning Glory Fizz, que personalmente me encantó. Dulces, cítricos, amargos, secos, suaves, potentes... ¡Son muy chic!

Contaremos con la presencia de bartenders de lujo, como Alberto Pizarro, Giuseppe Santamaría, Diego Cabrera, Carlos Moreno, Luca Anastasio, Iván Taléns y un largo etcétera de bartenders locales, como Jony, de La Azotea de Benito, un local con vistas maravillosas del casco histórico de Las Palmas de Gran Canaria, o Arturo Bautista, del coqueto Alquimia

Anímate y pásate a probar alguno de los estupendos cóteles. Tienes 1 semana. Cuentas con 21 locales en Gran Canaria y 21 en Tenerife. Tendrás la oportunidad de probar 50 cócteles, a 5,95€ y preparados por bartenders especialistas. ¿Te lo vas a perder...?