Festivo y veraniego: pastel frío de atún (tuna cake)

Volviendo sobre mis pasos... Hay tantísimas maneras de preparar el atún, el bonito y cualquier pescado azul que me resulta extremadamente tentador experimentar con él. Es tan agradecido cocinarlo y degustarlo y, estando de plena temporada, el atún se encuentra en su mejor estado y a muy buen precio, por lo que podemos comprar piezas enteras y cocinarlo de infinidad de formas.
Por ello, y para que les sirva de idea para sus propias invenciones gastronómicas, hoy les traigo un plato sencillísimo y realmente "resultón". Y es que, si tenemos una reunión con amig@s y no queremos matarnos en la cocina, pero sí deseamos agradar con algo que pueda comerse de forma fácil, podemos preparar este estupendo y fresco pastel de atún. Si nunca han hecho nada parecido, apunten, porque es bien fácil, visualmente muy atractivo y, por qué no decirlo, emocionaremos al más pintado. ¡Ni lo duden!.
INGREDIENTES:

- 400 g de atún adobado y cocinado  
- 1 pimiento verde
- 4 pimientos del piquillo
- 150 ml de tomate triturado
- 200 ml de leche evaporada (intenten buscar la que tengan menos grasa saturada, ehhhhhhh, que las hay)
- 3 huevos
- 3 dientes de ajo
- 5-6 aceitunas negras
- un buen pellizco de perejil fresquito
- sal, pimienta negra recién molida y un toque de nuez moscada (no hace falta que pongamos mucho más porque el atún ya estaba bien adobado)
- para acompañar: 150 g de gambitas peladas y hechas al ajillo, sucedáneo de caviar, zanahoria, habichuelas redonditas ya cocinadas (judías verdes), tomatitos cherry y todo lo que nos apetezca para acompañar a modo de guarnición.
ELABORACIÓN (verán qué fácil):
1º) Meter los ingredientes para el pastel de atún en el vaso americano (o en el de la batidora normal). Si es mucha cantidad, hacerlo de dos veces, porque lo ideal es que quede bien triturado todo. Triturar.
2º) Verter la pasta en un molde de silicona. Taparlo con papel de platina y hornearlo a 175ºC durante unos 45-50 minutos o hasta que al meter un palito no salga la pasta pegada en el palito (cuidado con el tiempo, porque como es un pastel jugoso, no se va a quedar como un bizcocho y, por tanto, debemos distinguir muy bien esa diferencia al introducir el palito para comprobar que esté hecho). Sacarlo del horno, dejar enfriar completamente y llevar a la nevera en el mismo molde de silicona al menos durante unas 5-6 horas (para que adquiera consistencia).
3º) Cuando vayamos a servirlo, lo desmoldaremos sobre una bandeja, colocaremos alrededor las habichuelas y los cherries que irán previamente salpimentados, haremos virguerías con la zanahoria usando un afilador de vegetales, añadiremos unas bolitas de caviar sobre el pastel y verteremos por encima las gambitas cocinadas con el aceite y los ajitos fritos, que dará el punto tibio al pastel.
A tener en cuenta:
- Se puede hacer con cualquier atún, sea rojo o del normal; también con atún de lata y con cualquier pescado blanco que nos guste y tengamos en casa. No hay excusas para no comer pescado).
- Yo prefiero el molde de silicona para esta clase de preparaciones, porque se desmolda muy fácilmente y queda muy bien. Sin embargo, si tenemos moldes convencionales, valen igualmente.
- El sucedáneo de caviar no tiene grasa de la peligrosa para el colesterol porque viene a ser una mezcla de algas y también lleva menos sal, por lo que es mejor para los hipertensos. Ténganlo en cuenta.

Etiquetas: