EL AGUACATE: Mahonesa de aguacate

Sí, leen bien... Mahonesa de aguacate y con "h"; no con "y". Los dos grafismos son teóricamente correctos, pero yo hace tiempo que hice mío el que emplea la "h". Más adelante les diré por qué.
INGREDIENTES BÁSICOS (para ese cuenco que ven en la foto):
- 1 huevo
- 150 ml de aceite de millo o maíz (son unos 3 dedos del vaso de la batidora)
- 1 diente de ajo
- 1 cucharada sopera de vinagre de manzana/zumo de limón (lo que prefieran)
- la pulpa troceada de 1 aguacate grande
- sal al gusto
- opcional: pimienta negra molida, cilantro, cebollino, la ralladura de la piel de la lima, etc.
ELABORACIÓN
1º) Poner todos los ingredientes en el vaso de la batidora.
2º) Poner la batidora a la velocidad más baja, introducirla en el vaso y batir sin mover el brazo de la batidora hasta que haya cogido consistencia; hasta que haya emulsionado. Entonces, podemos mover arriba y abajo hasta que quede completamente a nuestro gusto.
3º) Si se quiere más espesa, ir añadiendo más aceite en un hilito.
No dejen de hacerla, porque es suavísima y deliciosa. Esta mahonesa hace más sabrosos nuestros bocadillos, esas crujientes ensaladas con vegetales crudos, los delicados pescados al vapor, etc. Ya ven lo fácil que es y estamos en plena temporada de aguacate. Muerdan y disfruten.
A tener en cuenta:
- Historia: La mahonesa/mayonesa, se cree, surge como consecuencia del desembarco de los franceses en el Puerto de Mahón/Maó, en la maravillosa isla balear de Menorca, el 18 de abril de 1.756. Descubren una salsa que les sorprende y que los isleños llaman all i oli; una salsa emulsionada de aceite, huevo y ajo que es usada en Cataluña/Catalunya, Valencia y en las Islas Baleares/Illes Balears. A los franceses no les emocionaba el ajo por aquel entonces, así que, cuando regresan a Francia, se la llevan, le quitan el ajo y la llaman "mahonnaise", debido al Puerto de Mahón. Los franceses no conocían las emulsiones con aceite, así que les llamó mucho la atención y prácticamente se apropiaron de esta salsa deliciosa y tan mediterránea. Unos años más tarde, un recopilador de recetas francés menciona esta salsa en uno de sus libros, llamándola "Sauce Magnonaise", del verbo "magner", que en castellano significa manipular. Y ya a mediados del siglo XIX, Prosper Montagné emplea el nombre "moyennaise" palabra que es derivativa de "moyen"  que significaba "yema" en francés antiguo.
Lo que realmente interesa y que puede deducirse de lo anterior es que "mayonesa" es la palabra más cercana al francés, correcta pero afrancesada; y que "mahonesa" acerca esta salsa a su verdadero origen, el Puerto menorquín de Mahón/Maó. Ésta es una teoría, pero hay muchísimas otras teorías, incluso los irlandeses intentan apropiarse de esta salsa (hay que ver, con la cantidad ingente de aceite que existe en Irlanda... en fin, sin comentarios...). Cada uno tira para su lado y no hay una versión histórica cien por cien aceptada, pero lo que yo tengo claro es que la mahonesa es claramente mediterránea (aceite y ajo) y que  etimológicamente hablando concuerda más con Mahón que con "moyen". Además, la mayoría de expertos culinarios, periodistas y lingüistas, va coincidiendo últimamente en que la acepción más correcta debería ser "mahonesa". Así que, ¿con qué palabra se quedan ustedes a partir de ahora?. 
- Del aguacate les he hablado en numerosas ocasiones, así que lo que voy a hacer es remitirles a otras entradas en las que he hecho alusión a esta poderosa fruta cargada de ácidos grasos estupendos para nuestra salud. Que no les confunda nadie con eso de que el aguacate engorda; sí, engorda si nos comemos 1 kg al día. Un aguacate al día protegerá nuestro corazón y eso es más importante que cualquier otra cosa. No se dejen engañar.
- Enlaces: cóctel de aguacate y bonito fresco, croquetas de pescado con mojo de aguacate, cóctel de aguacate y langostinos, tartar de salmón con guacamole especial.

Etiquetas: